La cruz de Cristo es cátedra de sabiduría y de juicio

¡Oh don preciosísimo de la cruz! ¡Qué aspecto tiene más esplendoroso! Es un árbol que engendra la vida, sin ocasionar la muerte; que ilumina sin producir sombras; que introduce en el paraíso, sin expulsar a nadie de él

Por: Rvdo Padre Pablo García Beck

LUNES VIGÉSIMA SEGUNDA SEMANA AÑOS PARES

Un prototipo espléndido del discípulo de Cristo es el apóstol San Pablo.

EL REINO SOBRENATURAL.: EL REGALO DE LA CRUZ

La eficacia de su apostolado no está en el prestigio de la palabra de la sabiduría, sino en una vida inspirada plenamente en el Evangelio y conformada a Cristo Crucificado. Porque la verdadera sabiduría es la que se ha manifestado en la cruz. Más aún, la cruz de Cristo es cátedra de sabiduría y de juicio, piedra de toque ante la cual los hombres toman postura:

Unos consideran que el mensaje de la cruz es una sandez: son los que van por el espacioso camino que lleva a la perdición. Otros, en cambio, toman el angosto camino que lleva a la vida, descubren que la cruz es fuerza de Dios, porque en ella el Maligno ha sido vencido. Por eso los santos han cantado las excelencias de la cruz.

Así, por ejemplo, San Teodoro Estudita decía:

¡Oh don preciosísimo de la cruz! ¡Qué aspecto tiene más esplendoroso! Es un árbol que engendra la vida, sin ocasionar la muerte; que ilumina sin producir sombras; que introduce en el paraíso, sin expulsar a nadie de él; es un madero al que Cristo subió, como rey que monta en su cuadriga, para derrotar al Diablo que detentaba el poder de la muerte, y librar al género humano de la esclavitud a que la tenía sometido el Diablo. Este madero, en el que el Señor, cual valiente luchador en el combate, fue herido en sus divinas manos, pies y costados, curó las huellas de pecado y las heridas que el pernicioso Dragón había infligido a nuestra naturaleza.

Aquella suprema sabiduría, que, por así decir, floreció en la cruz, puso de manifiesto la jactancia y la arrogante estupidez de la sabiduría mundana. Además, Santo Tomás de Aquino señalaba que la predicación de la cruz de Cristo contiene algo que según la sabiduría humana parece imposible, como que Dios muera, o que el Omnipotente se someta a las manos de los violentos; también contiene cosas que parecen contrarias a la prudencia de este mundo, como que uno, pudiendo, no huya de las contrariedades.”

Nuestra gloria es la Cruz de Cristo | La Oración

De un modo u otro, el centro de la predicación de San Pablo es Cristo y Cristo en la cruz, puesto que la fe, más que basarse en la sabiduría humana, tiene en la cruz y en la potencia divina su solidez inalterable.

Dios estableció la fe de los que habían de salvarse precisamente en lo que aparece indigno y necio, a saber, la cruz, para que fallando todas las presunciones humanas, sólo la gracia divina revelara lo que la inteligencia humana no puede comprender.

Obviamente, la palabra de la cruz no es contraria a la razón humana, pero la supera. Puesto que, la cruz es expresión de los misteriosos caminos de salud escatológica que desconciertan toda humana sabiduría. El árbol de la cruz no es el punto de reunión de los avispados de este mundo, tan sólo se dan cita allí los que humildemente aceptan que el Cordero Degollado les conduzca donde no irían por sí mismos.

Por qué Jesús está en la cruz? - La Croix en español

Porque hablar de la cruz es hablar de Cristo Crucificado. No obstante, el mundo de hoy no parece tener oídos muy prestos a escuchar el mensaje de la cruz, o sea la clave para la salvación, para alcanzar la felicidad en el Cielo.

En nuestra época, hombres y mujeres rehúyen al sufrimiento y a la cruz, porque desconocen su gran valor, están rodeados de los señuelos de una ciencia brillante y de ideologías deslumbrantes, y cuando escuchan hablar de la cruz, clasifican la teología de la cruz como obsoleta, propia de la edad media.

Pero aquellos que han abierto la pupila de sus ojos para ver lo que otros no pueden ver, calan la cruz como signo de victoria, signo que apabulla la astucia de Satanás. Estos aceptando la cruz de cada día con amor expían sus propios pecados, y los pecados del mundo entero, y escalan peldaños para la Gloria.

En la gran ciencia de la cruz, encontramos los medios, para ser fuertes en las duras pruebas; vicisitudes que, aceptadas con amor, nos van acrisolando y aquilatando como a ángeles.

Pero si la cruz nos va perfilando en santidad, también la cruz nos va sacando del mundo, un mundo agitado y convulsionado, saturado de tecnicismo y renuente a las cosas divinas.

FUE EN LA CRUZ HD - YouTube

Por ende, es necesario aprovechar los momentos de prueba, ofreciéndole al Mártir del Gólgota los sinsabores, y recibiremos abundantísimas gracias que nos irán cristificando. De facto, el Varón de Dolores exige al apóstol de los últimos tiempos la imitación, que se convierta él mismo en alter Christus cargado con la cruz y crucificado y que conforme a ella se deje modelar.

Es en la cruz donde se muestra si verdaderamente se ama de corazón a Cristo Crucificado, al hacer de nuestra existencia una oblación amorosa, que confiesa a Cristo en un orbe que niega la cruz del Divino Esposo.

En cualquier caso, si San Pablo defendió con tanto ardor el testimonio de Cristo Crucificado, tal vez fue porque durante mucho tiempo la cruz fue para Saulo de Tarso un signo ignominioso. La visión del camino de Damasco le hizo descubrir que la cruz es la manifestación eminente del Amor del Señor y como instrumento efectivo de la sabiduría y del poder divino en la obra de la reconciliación del hombre con Dios.

Sin pasar por alto el hecho de que, por más que la vida un día haya de estar iluminada en el Reino de los Cielos por la sabiduría de la resurrección, hay que vivirla aquí, en la tierra, con la sabiduría de la cruz.

La estigmatizada Marta Robin aseveró:

Para vivir del todo a Jesús, para hacerse totalmente a Jesús, es necesario querer ser Jesús crucificado. Es preciso dejarse despojar cosa por cosa, atraer, estrechar en la cruz al dulce Bienamado, y pedir, consentir no ser más que un alma, un corazón, una carne de sufrimiento para todos con Él; estas palabras han venido a ser cada vez más mi vida: víctima y hostia. 

Un pensamiento en “La cruz de Cristo es cátedra de sabiduría y de juicio

  1. Pingback: Hermosas oraciones para moribundos – Unpasoaldia.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s